"Estoy aquí para un propósito y ese propósito es crecer como una montaña, no encogerme como un grano de arena. De aquí en adelante, aplicaré todos mis esfuerzos para convertirme en la montaña más alta de todas (Og Mandino) ".

A ojos del resto del mundo se percibe como tan solo estar de pie o parado, sin embargo, quienes practicamos Yoga sabemos que la Postura de la Montaña es mucho más que eso.  Esta pose invoca nuestra mejor postura, músculos activos, fuerza, equilibrio y concentración, así como la fortaleza inherente a nuestro espíritu (visualizando que somos tan fuertes y firmes como una montaña y hasta quizá que todo lo vemos, todo lo percibimos, todo está bajo el nivel de nuestra vista). Tadasana es la postura de donde se derivan el resto de posturas de pie e inversiones completas. Si logramos comprender y dominar esta postura, lograremos una mejor alineación para el resto de posturas ya que una y otra vez durante la práctica regresaremos a Tadasana.

Beneficios de la Postura de la Montaña

  • Crea conciencia sobre nuestra postura (durante y después de la práctica).
  • Si se realiza correctamente, activa o emplea todos los músculos del cuerpo.
  • Fortalece la mente, desarrollando concentración y relajación
  • Fortalece los tobillos, rodillas, muslos, abdomen y glúteos.
  • Puede ayudar a controlar el dolor de espalda.
  • Puede ayudar en el alivio del nervio ciático inflamado.

Paso a paso

  • Párate con los pies firmes separados al ancho de las caderas.
  • Cuida que los dedos de tus pies se dirijan hacia adelante.
  • Levanta los dedos de los pies y sepáralos. Manteniendo los dedos separados, bájalos al suelo para lograr una base firme en la que sientas los dedos, el arco de tu pie y el talón. Puedes imaginar que tus pies son dos bloques con cuatro esquinas que topan el suelo y enraízan los pies.
  • Afirma o activa los tobillos, rodillas, muslos frontales, muslos posteriores y glúteos. Inhala y exhala profundamente contrayendo y activando el abdomen, procura mantenerlo activo durante toda la práctica. 
  • Inhala profundamente de nuevo mientras rotas los hombros hacia atrás. Las palmas de las manos miran hacia el frente. 
  • Relaja los hombros y trata de juntar los omóplatos, así el pecho se expande permitiendo mantener una respiración profunda y la postura por más tiempo.
  • Alarga la columna y el cuello, dirigiendo la corona hacia el cielo, manteniendo la quijada paralela al suelo.  Imagina una línea de energía corriendo por tu cuerpo con libertad desde los talones hasta la corona. Mantén la garganta suave, la lengua, los ojos y la frente relajados. 

Tip: las orejas, los hombros y las caderas deben estar en una sola línea perpendicular al piso. 

Precauciones:

Realiza esta pose con cuidado si sufres de dolor de cabeza, mareos o presión arterial baja. 

FUENTES:

http://www.yogajournal.com/pose/mountain-pose/

http://yogaparaprincipiantesonline.com/posturas-de-yoga-tadasana-o-postura-de-la-montana/

https://yogainternational.com/article/view/5-ways-to-make-tadasana-mountain-pose-more-interesting