"Los únicos límites que tienes, son los límites en los que crees" -Wayne Dyer (filósofo)

A menudo escuchamos decir a otras personas o incluso a veces nos decimos a nosotros mismos las palabras “no puedo”, “no soy fuerte”, “no soy flexible”, “no soy…”, etc. Si seguimos usando el “no puedo”, o el “no soy…” y a esto le sumamos cualquier calificativo, nunca vamos a proyectarnos al futuro. Por otro lado a veces viene alguien y nos limita diciéndonos “no puedes” o nos califica cuando nos dice: “tú eres de tal o cual manera”. Empecemos tratando nuestro ser de la manera más respetuosa posible. No nos limitemos, y no permitamos que nadie nos limite.

Como personas, nosotros debemos estar listos y dispuestos a ser las personas que queremos ser, a explotar todo nuestro potencial y no permitirnos a nosotros mismos limitarnos, ni nadie más que nos limite en lo que podemos o no podemos hacer, y peor en lo que somos o en lo que dejemos de ser. Por eso es tan hiriente y ofensivo cuando alguien nos dice “no seas” de tal o cual manera, o cuando nos califican diciendo “tú eres” de tal o cual manera. Tratemos de borrar estos calificativos de nuestro vocabulario ni para nosotros mismos, ni para los demás, ya que lo único que hacen es juzgarnos a nosotros mismos o a los otros.

Principalmente dejemos de limitarnos. Tomemos en cuenta que la mayoría de limitaciones que tenemos en nuestra vida son limitaciones impuestas por nosotros mismos o porque alguien nos limitó desde pequeños cuando nos dijeron “tu no sirves para esto”. Esas limitaciones se van haciendo parte de lo que somos y de pronto están tan internalizadas que simplemente nos llegamos a convencer de esas limitaciones.

Seamos ilimitados en lo que somos y en lo que podemos ser y hacer. Entiendo que hay actividades que no las podemos hacer porque no las hemos aprendido, pero que si nos decidimos a aprenderlas entonces si las podemos hacer. Hay otras actividades que son un desafío en el sentido de que nuestro cuerpo no está listo todavía para lograrlo, pero que con un poco de dedicación, podremos lograrlo. Por ejemplo, nadie nace sabiendo cómo manejar un auto, tocar un instrumento musical, operar un instrumento sofisticado, etc., pero con estudio, dedicación, y práctica cualquier persona lo puede lograr. Así mismo es con todo. Dejemos de lado cualquier limitación impuesta.

La postura de la semana es Vasisthasana o tablón lateral con la pierna levantada. Esta pose es una de esas posturas que llevan la firma del yoga, ya que se necesita equilibrio, fuerza para mantener levantado el torso, y flexibilidad para levantar la pierna y tomarse los dedos de los pies con la mano. En otras palabras, nadie nace pudiendo hacer esta pose. Para lograrla hay que poner un poquito de empeño en la práctica sin limitaciones; diciéndonos a nosotros mismos, soy fuerte, soy flexible, soy balanceado, soy equilibrado. Es verdad que si alguien ve esta pose puede decir, yo no puedo hacer eso, pero la clave del asunto está en decirnos, “no puedo hacerlo todavía”, pero trabajando y esforzándonos un poquito todo el mundo la puede lograr.

La tarea de la semana es poner un poco más de atención en cómo nos expresamos hacia nosotros mismos y hacia los demás. De ninguna manera nos limitemos diciendo “yo no puedo”, y peor limitarles a nuestros hijos diciéndoles “tú no puedes”. Seamos ilimitados pensando que si alguna persona logró hacer algo con su propio esfuerzo, dedicación, práctica, y estudios, entonces nosotros también lo podemos hacer porque también nos podemos esforzar, dedicar, practicar, y estudiar. Nuestro Ser Interior es ilimitado.