"La libertad no se trata del tamaño de tu jaula, o del poder de tus alas, o del desapego hacia alguien o algo. La libertad se trata de ser auténticos, y profundamente arraigados a nuestra propia alma, de manera que no puedas resistir ni por un segundo una vida que no la honre. -Andréa Balt (Escritora)

Tenemos la idea de que la libertad o la falta de libertad está dada por alguien más como: por el gobierno, por un país imperialista, por una raza sobre otra, incluso por nuestros padres, y más. Sin embargo, la libertad es “la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona” (Wikipedia, 2016). Es decir que si bien, gobiernos, países, personas, sociedad, etc., pueden tratar de quitarnos la libertad, en realidad la libertad es propia, y está en nuestra conciencia.

Pensemos qué nos quita la libertad. Nuestra propia opresión. Paradigmas, ideas infundadas que están en nuestra mente y que solo cada uno puede deshacer. Por ejemplo, en Ecuador me he dado cuenta que la gente tiene miedo a salir en el frio, porque piensa que se va a enfermar. Por otro lado están las supersticiones; que si riego la sal me va a ir mal, que si rompo un espejo me va a ir mal, que si paso por debajo de una escalera me va a ir mal, etc. También están las ideas de que si camino descalzo me pasa algo, de que hay que cubrirse la boca para salir de las fiestas, y así, montones de ideas infundadas, que no tienen validez científica. De estas ideas infundadas nos damos cuenta cuando salimos del país, ya que en otros países, especialmente los que reciben nieve en el invierno, todas estas ideas del frio, y de andar descalzo, y de las supersticiones, no existen; aunque talvez tengan otras supersticiones. La gente en otros países pisa descalza la nieve, sale en pantalón corto en medio de una nevada, riegan sal por todo lado para deshacer el hielo, salen de una clase de hot yoga (dentro de un sauna) al frio, sin miedo ni de torcerse, ni de enfermarse. Rarísimo además que en otros países la gente sale del sauna y se acuesta en la nieve y nadie se enferma, ni se tuerce, mientras que aquí hay la creencia tan arraigada de que si sales del calor al frio y te tuerces, que debe ser una de las sociedades más afectadas por ese tipo de lesiones.

Preguntémonos cuales son nuestras creencias absurdas, cuales son nuestros paradigmas, en que creemos que nos tiene esclavizados y que no nos permite ser al 100 por ciento. Yo también he empezado a trabajar en mis paradigmas y he notado que tengo sueños de que me escapo de una cárcel. También he tenido los sueños de que trato de escapar de algo o alguien y si no lo logro generalmente me despierto. Estos sueños por un tiempo fueron muy recurrentes en mi vida y los sigo teniendo, pero ahora asumo que estos sueños son mi subconsciente ya sea liberándose de alguna creencia esclavizadora, o al menos un intento de liberación.

Tratemos de vivir libres y de encontrar a los paradigmas que nos tienen esclavizados. Liberémonos de nuestras ideas absurdas. Seamos libres hasta el punto en que no afectemos la libertad de los demás.

La postura de la semana es un namaste detrás de la espalda con apertura del pecho. En esta pose recordemos nuestro afán de libertad, abramos nuestro corazón y con las palmas juntas detrás de la espalda hagámonos un pedido interno de ser libres.

La tarea de la semana es tomar nota y estar pendientes de nuestras propias palabras, y de nuestras propias ideas esclavizadoras. Cada vez que nos auto quitemos la libertad por alguna idea, pensemos; hay un estudio científico a cerca de esta idea? Es esta idea una superstición? Es esto una idea implantada por alguien más? Liberémonos!

Bibliografía

Wikipedia. (2016, Septiembre 26). Libertad. Retrieved Septiembre 26, 2016, from Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Libertad